miércoles, 3 de enero de 2018

RESUCITANTO EL PAPEL MUERTO (3ª PARTE)

Como ya he señalado en la entrada anterior "Si te crees en el infierno es que estás en él" los inicios no fueron sencillos. En honor a la verdad, nada fue sencillo para que nadie se lleve a equívoco. Pero había algo, una fuerza interior, un no tirar la toalla o la famosa resilencia que nos hacía levantarnos ante las adversidades de manera cohesionada e inquebrantable (Estas experiencias unen de por vida). Muchas veces escuché, antes de pisar el colegio: "Este tipo de alumnado no está interesado en aprendizajes académicos o estructuras curriculares estancas y secuenciadas por capítulos" y doy fe de ello. Pero si tenemos una perspectiva más amplia no cerremos el círculo a estos alumnos por ser gitanos. La experiencia posterior e intuición me ha dicho que ni este, ni ningún otro tipo de alumnado. No hagamos distinciones. Pero para nuestra desgracia, especialmente para la de nuestros alumnos, hemos acomodado una metodología a nuestros intereses y no a la de los discentes, llamemos las cosas por su nombre y no seamos políticamente correctos. Tirar de libro, ejercicio y examen es vivir en la terquedad cíclica y acomodada de darte todo hecho para invertir el menor tiempo posible en preparar las clases. Si no, no entiendo como la escuela de hoy sigue anclada en un sistema que cosecha pésimos resultados. Ramón Flecha dice, con todo el sentido común, que médicamente tienes derecho a la mejor sanidad pues los avances científicos y los estudios que avalan los resultados  son aplicados a los pacientes. Sin embargo en educación no tenemos ese derecho; seguimos tercamente con un sistema que ha quedado fuera de la sociedad actual, la sociedad del Siglo XXI.
Pero no seré yo quien propague alegatos de este tipo. Ni me veo en situación de hacerlo ni tampoco me veo avalado con algún estudio que así lo corrobore. Tampoco creo en una innovación que se catapulte a golpe de ocurrencia o moda; seamos sensatos y pongamos los pies en la tierra. Como tampoco quiero gastar tiempo ni escritura en disertaciones, pues en la red se pueden ver múltiples opiniones, experiencias (sesgadas en la mayoría de los casos y no del todo creíbles) y corrientes innovadoras, me parece más útil explicar cómo llevamos a cabo los Proyectos aunque para algunos pueda ser displicente.


Fuente. Orientación Andújar.
PROYECTANDO PROYECTOS.
Siguiendo los siete pasos esenciales que muestra la imagen todos los docentes del centro coincidimos en señalar que el más complejo residía en la "organización y planificación" o dicho de otra forma: cómo programamos los proyectos.
Dedicando todas las tardes de los jueves a sesiones formativas y de coordinación elaboramos de manera consensuada un documento para que el proyecto estuviera reflejado por escrito. Es decir: realizar una programación. A modo de paréntesis quiero señalar que hay un problema muy serio con documentar las programaciones. Sencillamente lo odiamos. Fabricamos, plagiamos o cortapegamos de editoriales, programaciones sin ton ni son hasta convertirlas en un "dead paper" (papel muerto) Queda hortera decirlo en inglés pero me mola. Lo confieso, yo también lo he hecho. Con eso libraba un trámite administrativo, no sea que venga el inspector y me lo pida. Cierro paréntesis.
Pensado con un poco de coherencia y aplicando la inteligencia colectiva elaboramos un documento sencillo para que, de manera interdisciplinar, quedara documentado el proyecto: Título, justificación, hilos conductores, temporalización, bloques de contenido y producto  final. La segunda parte por materias. Descripción global de las actividades o tareas ( inicio desarrollo y final), estándares, recursos y escenarios. Finalmente, por materias también, la evaluación (rubricada) y al final una autoevaluación del proyecto.
Con esto resucitábamos al documento finido y lo presentábamos en  un "papel vivo".  Compartíamos el documento en Drive, con permisos de edición para los intervinientes. Por último lo publicábamos  en la web del centro desde el inicio. Así está público para que pueda ojearse, plagiarse o corregirse. Si alguien se lo está preguntando mi respuesta es NO. No presentamos al inicio una programación didáctica al uso: el corta pega nada creíble que ya desde el inicio nace muerto.
En este enlace muestro un ejemplo: "VALLADOLID Y LA COCINA"
Dificultades que se expusieron: ¿De dónde saco los famosos estándares de aprendizaje?
Respuesta: sencillo, del currículo. Toma, aquí tienes todos los estándares en una tabla y por colores para que no te pierdas con los bloques de contenido: ESTÁNDARES
Dificultad: ¿ y no sería conveniente seleccionar estándares tipo que nos ubiquen en un nivel de competencia curricular, especialmente en instrumentales como lengua y matemáticas?
Respuesta: aquí lo tienes y por colores. Rojo de nueva adquisición y azul de consolidación o ampliación. MATEMÁTICAS y LENGUA
Uno de los grandes miedos del docente es rellenar un espacio vacío, un no saber qué hacer cuando no tengo un libro delante con su correspondiente ristra de ejercicios. Sin ser esta una opción perfecta, ni mucho menos, este "modus operandi" coordina a todos los docentes, pone en común estrategias de aprendizaje y se acerca de manera más certera a los intereses de los alumnos. Al fin y al cabo fueron ellos los que seleccionaron el tema. Los productos finales fueron exposiciones públicas, documentales, reportajes... Os añado algunos enlaces:
También los hubo en Ed Infantil, pero eso merece un capítulo aparte porque el trabajo de las dos maestras no solo fue excepcional sino que nos dieron las claves para organizar las clases por rincones "infantilizando la primaria" pero, como digo, eso merece un capítulo aparte.
 
Excepto el Proyecto "Castillos", que fue el que nosotros propusimos, fueron ellos los que decidieron qué  les gustaría aprender. Nosotros pusimos las herramientas, las secuencias y los recursos. 
De manera pertinaz y casi impulsiva insistí en hacer un Proyecto sobre Castillos a nivel de Centro pensando que sería un éxito sin parangón (ya me veía ganando  El Global Teacher Price  y cobrando 3000 pavos la hora en ponencias multitudinarias) y con nuestras dotes persuasivas les convencimos de aquella manera: sí o sí. Fracasé estrepitosamente. Evidentemente fue, sin dudarlo, el que menos les gustó y así nos lo hicieron saber con este rap preparado con la profesora de música. Los raperos de 6º nos  cuentan sus proyectos. Atentos al segundo 25.

continuará


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo publicaré tan pronto lo lea.
Gracias