jueves, 4 de enero de 2018

LOS ATAQUES REPTILIANOS CONVIVIENDO CON LOS RRI (4 PARTE)

Explicado en la anterior entrada cómo elaborábamos y documentábamos los Proyectos en "Resucitando el papel muerto" toca ahora describir el tratado más sensible, aquel que hay que sostener con la calma y leerlo sin sobresaltos ni indignaciones colectivas. Espero que la sensatez me lleve por el camino recto. Hablo de las disrupciones, los conatos de agresión o la violencia e ira incontrolable. Antes de iniciarse el curso escuchábamos de manera tangencial escenas terribles de unos alumnos ingobernables. Aún recuerdo el primer día de curso, sin alumnos, como alguien nos dijo: ¿pero sabéis donde os habéis metido? y siguió describiéndonos escenas cuasi dantescas. Mi respuesta fue: pero algo bueno tendrán, ¿no?
Desde el equipo directivo no entendíamos como muchos docentes externos, (al final todas las ciudades son un pueblo y todo te llega a los oídos) vociferaban por cerrar un centro de este tipo. Lo malo es que luego a estos alumnos no los quería nadie en sus Colegios llegando incluso al repudio. Si alguien tiene hechos y razones que me lo contradiga. Este tipo de cuestiones son las fábricas demagogas del estigma, del etiquetado, del alumno "per se". Incluso, para mayor indignación nuestra, aunque nunca lo manifestamos, lo hago ahora, se criticaba la extraordinaria dotación de recursos que el Centro había recibido para unos alumnos que no lo merecían. Enumero a continuación la extraordinaria dotación de recursos: una secretaria docente para liberar algunas horas de tramitación administrativa al director, una PTSC cuatro días por semana, un Kit de juegos de construcción y puzzles, una reforma de los servicios, ventanas, tirar un tabique, dos pizarras digitales en Ed Infantil, seis ordenadores de segunda mano formateados a Linux por aquello de ahorrarnos el antivirus, unos botes de pintura para decorar los pasillos del Colegio que gratuitamente realiza  Art Olid, dos suelos de linóleo en las aulas de infantil y cablear dos aulas ya que no llegaba la wifi. Como podéis leer eso fue, sin duda, el paradigma de la dotación de recursos. Ah, casi lo olvidaba. Se reformó también el único servicio de los profesores que había quedado reducido a la cochambre por las obras de inicio de curso y que hasta ese momento teníamos que compartir con los alumnos. En cualquier caso, y esto no lo digo con ironía, todos los esfuerzos que hizo Ayuntamiento y Dirección Provincial son dignos de elogio, le pese a quien le pese.
Pero retomando el hilo conductor que nos lleva esta entrada... ¿eran todos los alumnos tan terribles como se describían? La respuesta es categórica y mayúscula. NO. Como en todos los centros hay alumnos disruptivos en un porcentaje muy pequeño  que trastocan la vida del centro. Si a esto añadimos que las condiciones de baja autoestima, de pocas perspectivas de futuro, de inminente riesgo de exclusión, de falta de estímulos familiares y nulos recursos económicos, todo se complica. Pero si a mayores algunos de estos disruptivos deberían ser tratados y diagnosticados desde psiquiatría infantil la complicación del educador se hace mayúscula. Es en ese momento cuando vives los ataques reptilianos, el secuestro emocional llevado al extremo y una sensación de desamparo o de falta de recursos para saber gestionarlo. Solo paciencia y esperar que pase el temporal, que pasa, siempre pasa Sea endeble o estricto no encuentras más herramienta a posteriori que un de Reglamento de Régimen Interno y dar una solución que quieres correctora pero que no tienes la más mínima confianza que así sea. Un Reglamento que había que aplicar con coherencia y no llevado al extremo del "talibanismo" Solo un hecho era implacable e indiscutible: la agresión. De esto también se nos acusó aduciendo que teníamos miedo a las familias. Familias con las que ahora, por cierto, tengo muy buena relación. Aplauso para los indignados por la dotación de recursos.
¿Y el resto de alumnos que es la amplia mayoría? Pues con las inquietudes, inteligencia y ganas de aprender que tiene cualquier otro chico de su edad. Es quizás a partir de los ocho años donde todo se complica en estos centros por razones que no soy capaz de comprender aunque sí de intuir. Pero lo importante es buscar soluciones y no nadar en el desespero de un valle de lágrimas. Ya he descrito algunas que pueden ser efectivas: empatía (eso no se aprende en un curso de formación; hay que nacer con esta destreza), bienestar y relajación, metodología que les haga ser partícipes y protagonistas, crear un entorno colaborativo con las familias (se podría llegar a sopesar "comunidades de aprendizaje" aunque no sea de manera tan estricta) y muy importante: poner especial mimo y énfasis en la Educación Infantil, el ciclo más importante en toda la educación obligatoria. Si en este último aspecto tienes la suerte de contar con verdaderos profesionales, que hay muchos sin desmerecer a nadie, tienes muchas cosas ganadas. Si alguien encuentra una diferencia entre estas clases de infantil y otros colegios que me diga dónde porque yo no lo veo. Miento, sí lo he visto; estos niños aprendieron a programar con Scratch Jr dentro del programa Formapps.


Y para que nadie me acuse de ser excesivamente tecnológico invito a que vean otros proyectos de Infantil como:
O como desarrollan otras habilidades y competencias:
Como he escrito en otra entrada de estas maestras aprendimos a organizar las clases por rincones en Primaria y a hacer grupos interactivos para trabajar el pensamiento lógico y la conciencia fonológica. Con ello trasladamos estas estructuras de Ed Infantil en la Ed Primaria y sin darnos cuenta, estábamos "Infantilizando la Ed Primaria" término que  escuché a la directora del Colegio Manuel Núñez de Arenas en el Congreso "Escuela y Barrio" en Murcia y que me encantó.
Y así fue como fueron forjándose nuestros grupos interactivos de primero a quinto de primaria dentro del aula ganando en confianza, autoestima y autocontrol. Pero el camino aún es muy largo por recorrer. Solo sentamos unas bases para iniciar una maratón que terminará en el éxito o en el abandono. Y si se abandona el Centro tendrá los días contados y los que piden el cierre habrán ganado la batalla.



continuará



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo publicaré tan pronto lo lea.
Gracias