jueves, 12 de noviembre de 2015

EL MISTERIOSO CASO DEL BIGOTÓN Y LA TINTA CHINA

Después de haber relatado con notable éxito los hechos acontecidos la noche del 26 de junio de 1910 sin haber escatimado, como prometí,  numerosos datos y sucesos escabrosos (golpes, insultos, sangre y una inoportuna y desgraciada meada al amparo de la muralla civitatense), no puedo por menos seguir relatando para mi querido lector lo que aconteció los días posteriores. Sí he de advertir que si no se lee la trilogía del anarquista furibundo y que, muy amablemente por mi parte,  enlazo para que no pierdas ripio ( primera parte, segunda parte , tercera parte), no te enterarás de nada y dormitarás entre una lectura inconexa y sin ningún sentido. Tú mismo.

Isidoro, José María y Gabriel quedaron como de costumbre  en el parque de la Glorieta antes de ir a la misa matinal del domingo, en la iglesia de San Andrés. Aún guardaban la excitación de la noche anterior y no pegaron ojo dándole vueltas a todo lo que habían vivido. Circunspectos Isidoro y José María apenas se hablaron pues seguían pensando en la ficticia sangre, el siniestro mensaje, y el ridículo mostacho de mentirijillas, todavía en el bolsillo de Isidoro. Gabriel por su parte iba con una sonrisa enorme pues era el día del Señor, y el día del Señor tocaba ver a su amada Clarisa "la larga" o "cuello de jirafa para besar la luna" como a él le gustaba denominarla debido a su enorme estatura. Clarisa siempre iba acompañada de su prima Leonarda  a la iglesia de San Andrés  quien, por su parte, había hecho buenas migas con los tres jóvenes. "La larga" o "cuello de jirafa" en cambio,  los ignoraba absolutamente, especialmente al más pequeñajo, ese del flequillo sobre los ojos  que decía ser poeta pero que a ella  le parecía un enanito entrañable sin desarrollar.

A la salida de la iglesia se encontraron, intencionadamente pero como quien no quiere la cosa, en la puerta.

- Leonarda yo me voy a casa. ¿tú que vas a hacer?- Viendo  que su prima querría conversar con los chicos

Leonarda dudó por un momento la respuesta pues lo que más deseaba del mundo era estar con los tres estudiantes del Colegio San Cayetano de los cuales se había hecho amiga y socia en las investigaciones detectivescas del caso del  asesino renacentista.

- No, yo creo que me voy a quedar a ver qué me cuentan "estos"-. El "estos" lo dijo con cierto desprecio para simular su ansiedad por saber si algún nuevo crimen se había producido.

-Está bien, pero no tardes en venir a casa.
-¿Quieres que te acompañe para que no vayas sola y pueda defenderte del algún desalmado asaltacaminos?- le dijo Gabriel sin pensarlo dos veces cómo era su costumbre.

La incertidumbre de saber cómo sería la demoledora respuesta y posterior aniquilamiento y humillación del poeta que la miraba con ojos brillantes, les mantuvo a todos en vilo, excepto a Gabriel que seguía con cara de tonto sin imaginar el vendaval que le podría venir encima. Un breve silencio de fuego se hizo en ese momento pareciendo una eternidad

- No, gracias

Todos resoplaron aliviados por no ver un escarnio público que hundiera la sensibilidad de Gabriel. Bueno , todos menos Gabriel, que aún mantenía dibujada en la cara una sonrisa bobalicona

Después de ese desencuentro que no pasó a mayores, José María e Isidoro le contaron a Leonarda todo lo que aconteció la noche anterior: el discurso del anarquista, los guantazos de Antonio Galán, el hombre muerto frente a la casa del Ceño, el bigote postizo, la sangre....

-Un momento. ¿queréis decirme que el bigote es postizo?
- Aquí lo tienes. Yo mismo me lo guardé en el bolsillo- le interrumpió Isidoro.
-¡Diablos, que mal huele esto! ¿Pero dónde lo habéis tenido?... huele como a ...

Antes que Leonarda dijera nada más, José María la interrumpió de sopetón con nuevos datos pues era lista como un águila y  podría descubrir  sin mucho esfuerzo que el bigote hubiera sufrido algún accidente de corte fétido y repugnante.

-Tenemos la sospecha que la sangre también es falsa, Leonarda- a José María le temblaba la boca cada vez que pronunciaba su nombre.
-Vayamos al lugar del crimen.  Es posible que aún queden restos.

Ya en la escena Leonarda no tardó ni dos segundos en dar su veredicto sobre el misterioso fluido rojo dejando a todos estupefactos:

-Es tinta china.
-Sangre ya sabia yo que no era- apostilló Isidoro para no quedar demasiado en ridículo- pues en las muchísimas  matanzas de marranos que he hecho suelo encargarme de remover la sangre en el barreño para las morcillas...

Antes que siguiera Isidoro narrando sus aventuras de matarife en las fincas de Retortillo, Leonarda les convocó a los tres a primera hora de mañana del día siguiente para visitar la tienda de regalos y disfraces de Carnaval  Justino, y la librería  Adolfo Cuadrado. 

-Debemos saber quién ha comprado un bigote postizo y tinta china de color rojo estos últimos días. Si hubiera coincidencia, señores,- tomó aire y engoló un poco la voz para dar grandiosidad a la frase lapidaria- habremos descubierto al asesino renacentista.  Y ahora he de marcharme que ya sabéis que no está bien visto que una chica esté acompañada de tres mozos. Mañana nos vemos.

-Hasta mañana Leonor. A José María, además de volver a temblarle la boca por pronunciar su nombre, emitió, para su vergüenza, un gallo diatónico nada melodioso. Afortunadamente para él sus dos amigos no notaron nada. Leonarda sin embargo, al darse la vuelta, cerró los ojos con emoción y con la  sonrisa  de una enamorada.

Mientras tanto el asesino renacentista preparaba minuciosamente un nuevo golpe mortal; esta vez con una repercusión de dimensiones planetarias. ¿Por qué no el día que inauguren las Escuelas Graduadas del Arrabal de San Francisco? ¿Porqué no el mismo día  que se conmemoren los actos del centenario de la defensa mirobrigense sobre las tropas francesas? Lugar, víctima y fecha ya estaban seleccionados para satisfacción del homicida. Antonio Galán, ese engreído Concejal de Seguridad Ciudadana sufrirá un nuevo revés haciéndose notoria su incompetencia  para desempeñar un cargo público viéndose coartadas las aspiraciones de ser el próximo Alcalde  . Jugada perfecta. Por los tres estudiantes y la joven pizpireta lista como un águila no hay que preocuparse, aunque puedan acercarse mucho y estar frente a sus narices, jamás le descubrirán. Solo hay que agudizar las precauciones y no dejar un hilo suelto.

PRÓXIMO LIBRO
EL ASESINO RENACENTISTA DE LAS CUATRO CALLES


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo publicaré tan pronto lo lea.
Gracias