martes, 26 de junio de 2012

UN FUTURO FORMATIVO ESPERANZADOR O INCIERTO


Hagamos balance. Los cauces formativos ofertados han pasado otro año más con la esperanza de haber mejorado las competencias profesionales de los docentes en ese derecho de formación permanente que todo profesional tiene para la mejora de su actividad. Será la administración educativa la encargada de garantizar las actividades formativas pertinentes. Será también quien dinamice los recursos, las experiencias innovadoras, en definitiva, el motor diesel de este entramado. Y para que todo esto funcione las piezas del engranaje han de estar con la disposición adecuada.
Visto de esta forma tan sencilla y lineal, todo parece fácil. Sin embargo la realidad viste con una neblina esta sencilla definición y desvía el objetivo formativo hacia algo complejo y engorroso. No soy quién para hacer una categorización pero desde la experiencia se atisban características que se asocian a un grupo o a otro.
Muchos docentes, cansados de ver siempre los mismos cursos prefieren acudir a una formación informal, a su propio PLE, a sus RSS y Redes. Estos docentes, si optan por la formación en el Centro, también se han cansado de formar grupos de trabajo con escasa o nula indicencia en el aula haciendo un trabajo poco productivo. Por norma general se han cansado de cargar con el pertinente adobado de imperiosa necesidad de cupo so riesgo de perder el pecunio que por derecho le corresponde cada “lustro mas uno” . También se han cansado de escuchar mezquinamente “Ese solo busca lucimiento... ¡¡¡qué andará buscando!!!
Hay docentes que después de ver el listado de cursos que se ofrecen preguntan … "Si pero de todos estos ¿cuál es el que me vale para hacer el reportaje de la comunión de mi sobrino?" (si alguien piensa que es exagerado tengo que decirle que lo he escuchado prácticamente todos los años). Están también los docentes jóvenes, con poca experiencia y que dividimos en dos subgrupos. Inconformistas, con necesidad de cambios, y que por norma general chocan con modelos estancos. Y en el opuesto, aquellos que debido a sus referencias instruccionales del pasado imitan a pies juntillas a los profes que tuvieron cuando eran estudiantes. Estos, por norma general, consideran las pedagogías renovadoras como patochadas que no llegarán a ninguna parte. Odian las TIC y bajo ningún concepto las utilizan (excepto para poner chorradas en su Facebook) En ambos casos la mayoría de la oferta formativa no cumplirá con sus expectativas. Hay otro grupo de docentes que ponen la mejor voluntad, que asumen sus limitaciones en determinados aspectos (fundamentalmente tecnológicos) y que es el público fiel, el abonado, el que ha dado la vuelta al marcador en horas de formación, el que no se cansa fácilmente...
Sé que hay más grupos pero con estas pinceladas nos hacemos una composición del lugar. Y ahora, viendo “La tropa”, como dijo Romanones, plantea algo innovador, atractivo, motivante, que invite a la reflexión, al trabajo en equipo, a la mejora, al cambio de paradigma educativo... Os garantizo que no es sencillo pero al menos lo intentamos. Me quedo con la frase de @anuska72 en el congreso EdumasTic "Me encanta oir hablar de metodología mucho más que de tecnología. Menos recepción y más aprendizaje por proyectos"
Quizás aquí está la clave y creo que es por dónde debemos ir. En breve hacemos pública nuestra propuesta formativa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo publicaré tan pronto lo lea.
Gracias