lunes, 14 de mayo de 2012

¿POR DONDE EMPEZAMOS?


Hola de nuevo:
Me sorprendo de mí mismo. Han pasado pocos días y ya estoy escribiendo nuevamente. Releyendo la entrada anterior percibo que empecé con  cierto resquemor ¿verdad?. Me prometí a mí mismo no hacer ninguna modificación así que tiro para adelante y no cambio nada: antes "mantenella que enmendalla". En cualquier caso, como no lo he publicado en esa bomba expansiva de información llamada Twitter, no lo ha leído casi nadie (excepto @anuska72 que está en todos los recobecos educadigitales del mundo) Como hoy veo las cosas con cierto optimismo me inclinaré por el lado constructivo así que dejaré para el bar la ironía acompañada de una caña.
Llevo días preparando la presentación para los responsables de formación y directores en el ámbito del CFIE de Ciudad Rodrigo (por si alguien quiere echar un vistazo) y tengo que decir que me está generando severas dudas. Me gustaría no hacer tanta insistencia en la parte formal y administrativa, inevitable por otra parte, y centrarme en los cambios educativos que la sociedad está demandando para adaptar la escuela de hoy al mundo real en el que vivimos. Me gustaría ser breve, conciso y de argumentos demoledores e irrebatibles; imposible.
Como preámbulo a la reunión hemos preparado un formulario que refleje qué intenciones formativas tienen los centros. Para nuestra sorpresa las necesidades, a nivel TIC, son múltiples (¿irán acorde con las intenciones?)  Quieren formarse en  Blog de aula, Edmodo, web 2.0, Aula Virtual, recursos para idiomas, entorno Google... (evidentemente estas  pistas tecnocéntricas se las hemos dado)
Esta semana he leído dos artículos que me han ayudado a enfocar mejor la presentación. Boris Mir en su blog La mirada pedagógica da de lleno en el primer clavo cuando dice: "Quizás algún tonto tenía que decir esta obviedad. Ni la tecnología, ni la metodología. No estamos en acabar o no acabar con las editoriales. Ni en liberar o no liberar al mundo del software propietario. Ni en expandir o criticar la buena nueva de la educación 2.0. Ni en enaltecer o hundir determinado dispositivo móvil, ordenador, pizarra interactiva o aplicación en línea....Yo estoy en el negocio del aprendizaje
De mayor contundencia es todavía Fran Iglesias en su artículo "Implicaciones pedagógicas de la implantación de programas 1:1" en el cual nos habla de retos educativos, de los cambios tecnológicos y su influencia en la educación... pero toca fibra cuando vincula la Formación a los Proyectos Didácticos.
La formación puede caer en el error de enseñar herramientas TIC en un centro sin estar avaladas por un Proyecto Didáctico. De ser así la aplicación al aula sería inexistente y la incidencia formativa nula. Este, considero, es el fundamental motivo para que en muchas ocasiones la formación caiga en saco roto, en un incumplimiento de expectativas, en una perdida de tiempo, en un "solo me interesa el certficado " o lo que es peor, considerar las TIC como un hecho extraordinario a la práctica docente e inútil para el aprendizaje del alumno. Aislar las TIC de cualquier implicación no solo metodológica sino, sobretodo, de la incidencia que puede tener en el aprendizaje de todos los alumnos (hablo de escuela inclusiva cuando me refiero a TODOS, para que quede claro) es caer en el peor de los errores. Nuestra responsabilidad: subsanarlo 
No puede alguien imaginar la de veces que he escuchado: "Si, las TIC son muy importantes pero nunca sustituirán la labor del docente". ¿alguien conoce al insensato que aseveró lo contrario? Si un profesor basa sus enseñanzas en un libro de texto o en unos apuntes ¿no será precisamente el docente el prescindible e imprescindible el apunte? Recordad la Universidad ¿cuántos de vosotros aprobasteis una asignatura, con la consiguiente memorización de los apuntes fotocopiados, viendo al profesor por primera vez el día del examen? 
La formación ha podido ser responsable en parte de este prejuicio o Leimotiv instalado en buena parte de la docencia.  El aparataje trae consigo la mezquindad de seducir con su carcasa y no ver más allá que la magia de un instante o la  floritura de un prestidigitador. De ser así yo me declaro ANTI-TIC. Quizás, sin quererlo, vendimos desde la formación durante años esa magia con independencia del aprendizaje y de la práctica real . Asociar Formación a Centro Educativo es esencial, clave, vital para la ejecución práctica. 
Los nuevos Planes de Formación y estrategias formativas tienen claro en la actualidad que ambos conceptos deben ser inherentes  El integrar las TIC a la práctica diaria bajo los términos del consenso, la coordinación docente y la intencionalidad del aprendizaje nos hará sustituir el concepto de unidireccionalidad por el de interconexión y  mediación en la construcción del aprendizaje. Entonces y solo entonces los docentes serán imprescindibles. Serán más imprescindibles que nunca
Y dicho esto y teniendo claro que Formación y Centro educativo son inseparables... ¿por dónde empezamos?


1 comentario:

  1. ...Interesante sí..., diferente también... ya se hace esperar la tercera entrada!!! xD

    ResponderEliminar

Lo publicaré tan pronto lo lea.
Gracias